20 de noviembre de 2011

12

De cómo los niños pueden volar

¡Volad amig@s! Con los ojos abiertos o cerrados, pero hacedlo.



Dedicado a todos aquellos que están convencidos de que su voto puede cambiar el mundo. También a los que han perdido la ilusión y a los que nunca la han tenido. 

Pensaréis que no tiene nada que ver el tema del corto con el de las elecciones, y estáis en lo cierto, pero me ha apetecido hacerlo de esta manera, y aquí si tengo voz y voto.

Depositad vuestros comentarios en la urna "C" de corazón.
votar

12 comentarios:

  1. Qué cosita tan triste nos has puesto hoy, caramba. Me debes uno que arranque una sonrisita...
    Besos,

    ResponderEliminar
  2. Ay...de verdad, se me ha hecho un nudo dentro

    ResponderEliminar
  3. Y yo quiero verlo como lo que es... una manera de volar y de alcanzar otra felicidad.

    Besitos

    ResponderEliminar
  4. Vaya, qué triste, muy bello.
    Saludos

    ResponderEliminar
  5. Desde luego que no tenía nada que ver con las elecciones, pero vaya congoja que me ha entrado, que corto tan bello y tan triste también... Creo que no debería ser tan sentimental, pero bueno, soy así... ¿Qué le vamos a hacer?

    Me ha recordado a la antigua leyenda de los nativos americanos que sale reflejada en mi película favorita (The Crow), donde se cuenta que un cuervo, símbolo de sabiduría y famoso por conocer el origen del universo, es el encargado de transportar las almas de los difuntos cuando abandonan su cuerpo terrenal.

    ¡Un beso alado!

    ResponderEliminar
  6. Cierto Carmen, tomo nota y con el próximo espero alegras esas sonrisas vuestras tan bonitas.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  7. Alma, espero que, después de todos los días que han pasado, lo hayas conseguido deshacer. De lo contrario mal vamos ;)

    Un beso.

    ResponderEliminar
  8. Buscando el lado positivo, Ely.

    A mi me turbó porque no esperaba que fuera así, pero siendo mexicano es normal (por su cultura) que haya muerte y felicidad.

    Un beso!

    ResponderEliminar
  9. Claro que lo triste puede ser bello. Muy bien dicho Claudia!

    Un beso.

    ResponderEliminar
  10. Vaya, pequeña Meg... llego tarde con los pañuelos. Ya se han secado las lágrimas hace tiempo... En el próximo cambio de tercio.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  11. Fátima, buena asociación. Seguro que está relacionado con esos cultos a la muerte de la América Antigua.

    Un beso alado.

    ResponderEliminar

Pesa las opiniones, no las cuentes.