13 de mayo de 2014

10

Regreso



"El verdadero viaje de descubrimiento no consiste en buscar nuevos caminos sino en tener nuevos ojos".
Marcel Proust

Y desde luego que mis ojos, no han vuelto a ser los mismos.

Hola queridísimos amig@s del blog. Llevaba tiempo queriendo volver. He elegido esta fecha por la coincidencia con una fecha señalada, un martes y 13, de mayo. Una fecha que representa a una persona que siempre ha sido combustible de este blog y que sé que celebrará mi vuelta (como algunas otr@s grandes bloger@s y personas) a este ruedo poco redondo.

Os puedo contar que, en todo este tiempo, poco ha cambiado en mi vida. Instalado en un estanque doloroso que espero llegue algún día a su fin.

Espero que tengáis paciencia conmigo porque vengo fuera de forma y necesito un rodaje o pretemporada para ponerme un poco a tono. Con vuestra ayuda todo será más fácil.

Me he acordado mucho de cada uno de vosotr@s, creedme. Estoy deseando recobrar contacto y ponerme al día de vuestras novedades.

He vuelto con mi barca para seguir 'Volando a rastras'.
votar

26 de noviembre de 2013

9

Números redondos...

... y sentimientos al cuadrado. Formáis parte de mi Mandala.



Muchas gracias a todo el que pasó por aquí, a los que dejaron su firma en el libro de visitas, y sobre todo a l@s que habéis transformado este trocito de cielo en un sitio tan acogedor.
votar

25 de noviembre de 2013

4

El cuento que no debió existir

Erase una vez un manco que tenía por novia a una bella mujer ciega. Su relación en la calle era idílica, él irradiaba ternura con su respeto a las mujeres desconocidas. Cuando se juntaba con los amigos se transformaba, hablaba de las féminas como mercancía y con un desprecio despreciable, y fardaba de sus habilidades sexuales,.
Ella, por su parte era todo ternura. Se quedaba ensimismada mirando a niños en el parque aunque no pudiera verlos. Su andar chepudo, con la espalda arqueada, era un símbolo de hermetismo. Siempre dejaba a medias sus conversaciones. Sus ojos, con frecuencia, relucían con un brillo húmedo al ponerse llorosos. Cuando hablaba con un hombre que no fuera su marido, giraba siempre la cabeza y agachaba su mirada. Era una mujer de inmensos y melancólicos párpados.
Diariamente ocurría que cuando se juntaban en el interior de su domicilio, ella, como por arte de magia, empequeñecía con cada palabra de su amado. A él le crecía la boca, empezaba a babear como un can. Las paredes temblaban, los objetos cambiaban a colores ténebres. Ella se sentía culpable de todas las metamorfosis extrañas que ocurrían en su casa.
Pero todo cambió un soleado día, en el que el hombre se despertó y sintió que su cuerpo era diferente, ya que su anatomía contaba ahora con dos sanos brazos. Reaccionó y mandó información al cerebro que intentó emitir una respuesta de movimiento, pero los brazos reaccionaron de manera independiente y se recluyeron hasta posar sus manos en su boca, dónde quedaron selladas. Su mujer lo contempló todo con una recuperada, de manera milagrosa, vista. Se sintió guapa y contempló su cuerpo por primera vez en el espejo. No recordaba aquel tiempo en el que caminaba así de erguida y sus piernas eran mucho más largas de lo que pudiera haber imaginado. Salió dando un portazo que retumbó armonioso, sonó a allegro clásico, también era algo para ella novedoso. Sonrío con cara de pionera felicidad y se alejó tan, tan, lejos que volvió a encontrar aquel recóndito lugar llamado "yo".

Moraleja: Todo lo que te destruye, se deja.



A todas aquellas mujeres vejadas, a lo largo de la historia en cualquier lugar
votar

16 de noviembre de 2013

5

Los caballos de Dios



“Volad, caballos de Dios, y las puertas del paraíso se abrirán para vosotros”.

"Les chevaux de Dieu" de Nabil Ayouch fue la película ganadora de la espiga de oro de la Seminci 2012. Desde que pude ver la programación de la 57ª edición del Festival de Cine de Valladolid, tuve inmensas ganas de ver esta película, me producía interés e implicaciones afectivas. No tuve la suerte de poder hacerlo por problema de agenda y una inoportuna gripe. Días después, al enunciarse el palmarés sonreí ácidamente al comprobar que había sido elegida la mejor película.
Me enteré entonces que era del mismo director de cine que mi amada "Ali Zaoua, prince de la rue" una de mis películas fetiche. No la hubiese conocido si no fuera por ese magnífico canal de cine que era cinemateka (ctk).

El problema de no ver una película en la Seminci es que luego cuesta horrores encontrarla, al tratarse de cine no-comercial o "de autor". Por casualidad la encontré recientemente en youtube, (buscando información sobre otra película marroquí que vi de la 58ª edición) en versión íntegra en francés con subtítulos del mismo idioma. Pese a mi escaso nivel en la citada lengua, he podido disfrutarla (sufrirla) y entenderla a grandes rasgos.

La película trata la evolución de un conjunto de chavales del poblado chabolista de Casablanca "Sidi Moumen", en el que la vida tiene una dureza que se convierte en el mejor caldo de cultivo para que se acerquen a un grupúsculo fundamentalista, que lavará sus cerebros hasta adoctrinarlos para su causa.

Me gusta mucho lo bien que acerca el director sus historias a la realidad vital en la que se desenvuelven, la profundidad y evolución en sus personajes. Su buen gusto para los diálogos profundos y por silencios que no son menos expresivos.

La recomiendo.






Para ampliar la información os recomiendo las notas del director sobre la película, muy explicativas y contextuales que enlazo a continuación.

http://www.lahiguera.net/cinemania/pelicula/6140/comentario.php


votar

13 de noviembre de 2013

8

La oveja pelada

Un corto tipo cuento, "made in Pixar", de esos de moraleja sencilla pero que nunca está de más tener en cuenta.

votar

11 de noviembre de 2013

8

De ausencias


Una de las cosas más duras de gestionar en la vida son las ausencias. Todas las personas hemos perdido a otras. Lo definitivo de la muerte no necesita explicación y pese a ello siempre tenemos en la cabeza el "¿por qué? 
Las circunstancias en las que se da esa muerte de alguien cercano puede ser un agravante de dolor por esa pérdida. Normalmente la gente llora a sus muertos en los funerales, pero es con el tiempo cuando esa ausencia se hace insufrible.
Hay otras ausencias que pueden ser definitivas y que pueden hacer, incluso, más daño. El hecho de que hayan sido evitables puede generar una sensación de asfixiante culpa, nostalgia, desconcierto y hasta oprimir nuestro pecho cada vez que las sientes. 

Es la terrible presencia de lo ausente uno de los peores estados mentales.

Internet y la forma de comunicación que se está convirtiendo en mayoritaria puede propiciar la creación de ausencias. Todo pasa a ser muy instantáneo, cambiante. Pilares sustituibles que no soportan el peso de nuestras emociones. Legión de seres inadaptados, incomprendidos en un mundo de comunicación en el que no sabemos comunicarnos. Ocurre que no sabemos realmente lo que importamos a las personas con las que interactuamos y generalmente la balanza muestra un gran desequilibrio entre lo que ponen, lo que necesitan, lo que están dispuestos a poner y sobre lo que estás dispuestos a renunciar.

Si de verdad pudiéramos decir con propiedad eso de CONECTADOS...


A tod@s los que formasteis parte de mi vida y os niego la posibilidad de salir de mi corazón.
votar

7 de noviembre de 2013

16

La huída es el inicio del regreso


Huir es de cobardes, dicen. Puede que entonces sea uno de ellos, sin lugar a dudas nunca he sido muy valiente, ni siquiera lo he intentado.

Lo que voy a narrar en esta entrada reinicial es el conglomerado de motivos que me llevaron a hacer una parada de emergencia, un paréntesis blogero, un pit-stop o como prefiráis denominarlo. ¿Fue una decisión elegida o ineludible? No lo sé. A la deficitaria infraestructura tecnológica, (que siempre se convierte en un handicap cuando llega el buen tiempo) se unió una pésima superestructura emocional. Me explico; mi cabeza se saturó por la suma de unas circunstancias que me sobrepasaron. La mala situación laboral, mi agitado mundo interior y otras cuestiones que se escapan a todo entendimiento científico-racional provocaron la aparición de una enfermedad que me cambió por completo estéticamente, alteró mi autoconcepto y mi manera de relacionarme. 
Otro factor importante fueron mis relaciones personales, soy una persona que combina el gusto por lo desconocido con una manera de gestionar los sentimientos muy intensa y sin prever las consecuencias y daños futuros posibles de los actos. 
Otra llave maestra de mi derrumbe fue la perdida de una persona importante para mí, que me había aportado mucho sin reclamar nada a cambio, ese tipo de personas que me atraen. Un extraño acontecer que nunca quise admitir como real y preferí inventar hipótesis muy oscuras para mí, con tal de no creer su trágico y repentino final. 

He necesitado coger aire con este punto y aparte, para seguir con la enumeración. Un factor que llevaba tiempo haciéndome daño era la falta de capacidad de abrirme, de mostrar mis sentimientos a la hora de generar entradas, lo cual es una contradicción dentro de un espacio de carácter clandestino, pero soy así, un verdadero miedica. Entiendo que no tiene razón de ser escribir un blog en el que no te entregues a los lectores, en el que no estés capacitado para compartir lo más profundo de tu ser. 
El paso del tiempo tampoco ayudó; la perdida de blogs y personas que para mí eran referencia me hizo más vulnerable. 
Por último, mi manera de sentiros. Aunque os parezca mentira, mi nivel de sentimientos hacia vosotr@s no era saludable. Os he querido, os he deseado, os he necesitado. He vibrado con vuestros comentarios y os he esperado. Todo dentro de un barniz idealizador que es muy peligroso cuando se llega a una alta intensidad. 

Así ocurrió algo inevitable, una mezcla de materiales que crearon una roca muy sólida, fuerte, con capacidad de hacer mucho daño. Tardé tiempo en darme cuenta de que podría ser muy destructiva para la persona que estuviera más cerca, más dentro de mí. Otra enfermedad encendió los mecanismos de alerta, nunca estuve tan "a rastras", sentí que toda persona que se acercaba a mí, de manera profunda, era elegida por algún macabro destino. Me alejé de manera veloz, sin tacto, dejando una estela de sufrimiento inexplicado.

No he contado todo esto para justificarme o dar pena, sino que he sentido la necesidad de abrirme siquiera por una vez a vosotr@s.

Entendí que mi huída era el inicio del regreso en un espacio de elipses, ahora os doy las gracias por haberme leído y volver a volar conmigo. En especial a ti.
votar

29 de julio de 2013

6

cortometraje "Validation"

Nunca lo dudes: importa (y mucho) lo que exportas.


Espero que os haya gustado este regreso de cortos voladores. Espero que compartáis con los demás los pensamientos que os sugiere.

Saludos sonrientes :)
votar

23 de julio de 2013

4

Casualmente causal

A lo largo de la vida nos suceden algunas casualidades o conjunciones espacio-temporales que nos hacen pensar en la posibilidad del destino prefijado.
Encontrarte a una persona conocida en un lugar muy distinto al de referencia desconcierta, puede agradar o fastidiar, pero te deja extrañado. Si el encuentro se produce de nuevo al siguiente día más. Si ni siquiera son tus conocidos sino los de tu compañía, las únicas personas de tu entorno de tres círculos que podrían estar allí. Estás en ese sitio a esa hora, por múltiples probabilidades, cambios y posicionamientos astrales que así lo han determinado.
Tienes la sensación en tu interior de que algo va a cambiar en tu vida, es difícil de verbalizar. Eres tú mismo. Sabes que no hay mejor carta de presentación. 
Pasado el momento, bromeas sobre lo acontecido.
Es lunes, han pasado dos días de aquello, la burbuja ilusoria vacacional se derrumba. Te llaman para entrar a trabajar en dos horas. Maldices tu suerte, tu mala estrella. Trabajas debilitado por un estómago enfermo. Un calor que te hace sudar. Te visitan tus fantasmas atormentando y alargando tus ocho horas.
Es martes, te confirman que tienes que volver. Ni siquiera has podido deshacer en condiciones tu equipaje físico y sentimental.
Suena el teléfono... "hoy es tu día de suerte..." palabras que te hacen presagiar una buena noticia. "Cuentan contigo para..." Tus sensaciones de hace tres días se confirman. Ahora vuelvo a tener ilusión el el aspecto laboral. Un año después de haberla perdido por enésima vez. Ni siquiera es ni sector, pero me considero un perpetuo aprendiz y, por ello, no no me importa lo más mínimo.

Todo lo casual tiene mucho de causal.

Esta entrada va dedicada a todos aquell@s que esperan y desesperan por algo o alguien en la vida. Todo llega. Lo único que hay que hacer mientras tanto es ser uno mismo.

Nunca perdáis la ilusión por sufrir la vida. Y digerirlo disfrutando.
votar

15 de julio de 2013

18

Sufrimiento blogero

El paso del tiempo hace estragos. Blogger no es una excepción. Comencé por una ilusión de pasar de ser un lector a un creador de entradas. De formar parte de una Comunidad, a ser capaz de crear la mía propia. Pronto llegaron las primeras personas que me acompañaron en ese vuelo sin destino prefijado. Personas con mucha humanidad que fueron capaces, comentario a comentario, de adentrarse en mi cuerpo y formar parte de mí. Algunas de esas personas ya no vuelan aquí, otras están pasando una etapa de bajón blogero y, para colmo, es verano con lo que supone para los que somos inconstantes.

Me han pasado cosas muy trascendentales desde entonces y me da miedo que un día aparezca en mí la necesidad de poner punto y final a este blog que, pese a no ser gran cosa ni lo esperado por mí, me ha permitido conocer y/o intimar con gente maravillosa.

Me gustaría poder continuar, cumplir retos, retomar secciones que se han dejado en el aire, y que todo ello fuera energía que llegara a mis seguidos y seguidores para que hagan lo propio, seguir con intacta ilusión para retar al paso del tiempo. Contra el olvido, contra la pérdida. Convertirnos en eternos.


 Os quiero.
votar